• Razas
  • Pequin閟

    Esta peque馻 raza proviene de la zona este asi醫ica, y es considerada una desviaci髇 de los m韙icos perros lanudos del Tibet.

    Para el imperio, este animal surg韆 en una 閜oca mitol骻ica, y aqu hay un peque駉 p醨rafo sobre este origen: -Perdidamente enamorado de una peque馻 mona, el rey le髇 pidi permiso al dios Mago Hai Ho para desposarla. -Si est醩 dispuesto a sacrificar tu fuerza y tu tama駉, te doy mi consentimiento, fue la respuesta del dios.

    As, seg鷑 la leyenda china, naci el pekin閟. Valiente y orgulloso como su padre y peque駉, amoroso e inteligente como su madre.
    Adorado por el budismo, fue convertido en s韒bolo mismo de esta religi髇. Capricho y pasi髇 de la familia imperial, vivi durante siglos en la Ciudad Prohibida en Pek韓 (de ah su nombre), sin ning鷑 contacto con el mundo exterior.

    En esa 閜oca, el valor de joya de la familia imperial de esta raza de perritos, invocaba leyes especiales en las cuales una falta de protocolo frente a ellos se castigaba con c醨cel; el robo, el secuestro o el asesinato de un pekin閟 se pagaba directamente con la vida del infractor.

    Durante mucho tiempo fueron un privilegio para los nobles chinos, estando prohibida su exportaci髇. Los primeros ejemplares ingresaron a Europa reci閚 en el a駉 1860 llevados ante la reina Victoria de Inglaterra (tras las incursiones del Ej閞cito Brit醤ico en Pek韓)
    Este perro es muy peculiar por su temperamento. Es independiente, testarudo, de muy mal genio y dado a las rutinas. Tiene gustos muy claros y definidos que, si el amo no los cumple, no duda en hacer saber su descontento. Cuando dijimos que es independiente, nos referimos a que no es una raza amiga de los halagos vac韔s. No le gusta ser excesivamente manoseada y los tratos con ni駉s son muy complejos. Otra clave de esta raza es que, si no los acostumbran desde una muy temprana edad (cachorro de 2 a 4 meses), jam醩 dejar醤 que les pongan collares ni cadenas, no los soportan porque no aceptan sentir limitados su movimientos ni su libertad.

    Al decir que es de mal genio, les avisamos que en plenas demostraciones afectuosas de ellos hacia sus amos m醩 pr髕imos, son capaces de tener ataques de furia, donde morder醤 y gru駃r醤. Aman ser el centro de atenci髇, pidiendo ser integrados en todas las actividades familiares, desde un paseo hasta en las comidas, siendo muy com鷑 entre los propietarios de estos perritos, que estos hagan que se sienten a la mesa.

    Su temeridad, arrojo y valent韆, como ya supimos por sus ancestros leoninos, es proverbial. No dudan en imponerse si ven invadido su territorio (aunque no lo sea en realidad)- sobre Pastores, Rottwailer, San Bernardos o Gran Daneses. No dudan en atacar de inmediato a un perro de varias veces su tama駉, y no con gritos y ladridos, sino corriendo derechos contra el enemigo, y atacando con sus garras y colmillos. Aman la comodidad del hogar, evitar醤 como a una maldici髇 que los confundan con perros “de clase baja”.

    Ellos tienen el derecho de compartir cama y comida directamente con los amos. Lechos de plumas y comida preparada para ellos. Esa es su forma de vivir acostumbrada. En las ocasiones en que caen en la desgracia del abandono, son tremendamente vulnerables. Nunca ver醤 un pequin閟 vagabundo porque una de dos, o lo adoptan de inmediato, o no sobrevive.

    Dale lo mejor a quien m醩 quieres, dale Master Dog

    FORMAX

    cerrar
    cerrar